CIRCUITOS CEREBELOSOS

Las vías aferentes a la corteza cerebelosa llegan en forma de fibras musgosas y trepadoras y aportan información de origen somatosensorial, vestibular, acústico y visual, así como de los planes motores de la corteza cerebral y de otros centros motores troncoencefálicos y espinales. La única vía de salida de la corteza cerebral son los axones de las células de Purkinje que proyectan sobre los núcleos profundos del cerebelo. Éstos, a su vez, proyectan sobre distintos centros motores del tronco del encéfalo y, a través del tálamo, sobre diversas zonas de la corteza cerebral. Desde el punto de vista funcional, el cerebelo se organiza en pequeños módulos, idénticos en estructura, que se diferencian en el origen de sus aferencias y en el destino final de sus vías eferentes. El cerebelo realiza funciones de tipo coordinador o integrador en relación con procesos motores y cognitivos.

  • AFERENCIAS AL CEREBELO


Se sabe que existen tres veces más fibras aferentes cerebelosas que fibras eferentes cerebelosas. Anatómicamente, todas las vías tanto aferentes como eferentes del Cerebelo se integran a éste por los Pedúnculos Cerebelosos (ver anatomía):

El pedúnculo cerebeloso inferior (cuerpo restiforme) se compone de fibras de los tractos espinocerebeloso posterior, Haces olivocerebeloso y reticulocerebeloso, Haz estíbulocerebeloso y tracto cuneocerebeloso.
Los tractos espinocerebeloso posterior y cuneocerebeloso conducen influencias de la Propiocepción Inconsciente y exteroceptiva de la médula espinal al lóbulo anterior del cerebelo, por lo que podemos decier que recibe aferencias de la Médula Espinal.
También existen aferencias del Tallo Cerebral como son los Haces Olivocerebelosos: que unen a la Oliva Inferior a todas las zonas del Cerebelo, este haz es estimulado por diversas estructuras (Corteza Motora, Núcleos Basales, Formación Reticular y Médula Espinal) por medio de la vía Espinolivar. Otra vía proveniente del Tallo Cerebral son las Fibras Vestibulocerebelosas: que se originan del aparato Vestibular y que unen a éste con el Lóbulo Floculonodular y el Núcleo Fastigial del Cerebelo. También se encuentran las Fibras Reticulocerebelosas que provienen de diferentes partes de la Formación Reticular y que regularmente terminan en sobre las estructuras cerebelosas situadas en la línea media.
Las fibras trigeminocerebelosas conducen influencia de los receptores de estiramiento y exteroceptivos de la cabeza.

El pedúnculo cerebeloso medio (brachium pontis) Contiene una vía importante y extensa: la vía corticocerebelosa que nace de la corteza motora (también sensitiva pero en mayor parte de la motora) y pasa siguiendo los núcleos pontinos(ubicados en el Puente como su nombre lo indica) originando las fibras pontocerebelosas cruzadas que se proyectan a la corteza del Cerebelo (neocerebelo y paleocerebelo).

El pedúnculo cerebeloso superior (brachium conjunctivum) contiene fibras del tracto espinocerebeloso anterior, los haces provienen directamente de la periferia del cuerpo, y al igual que la espinocerebelosa anterior contiene información de los husos musculares, órganos tendinosos de Golgi y los grandes receptores de la piel y articulaciones, e informan del estado de contracción muscular, grado de tensión, posición de las parte corporales, etc. (Propiocepción Inconsciente) mismo que termina en el lóbulo anterior.

aferencias.jpg


  • EFERENCIAS DEL CEREBELO

Las vías indirectas median las influencias del cerebelo sobre la coordinación motora, por que la mayoría de sus eferencias se proyectan hacia el Encéfalo superior, aunque tambíen proyecta haces hacia la médula espinal.
De forma principal, el pedúnculo cerebeloso superior consiste de fibras eferentes de los núcleos dentado, emboliforme y globoso (designadas colectivamente como dentado). Dichas fibras se denominan entonces como dentadorrubral, dentadotalámicas, y dentadorreticulares. Del núcleo dentado, la mayoría de ellas termina en el núcleo tálamico ventral lateral y en los núcleos intralaminares del tálamo y otras más en el núcleo rojo y en los núcleos reticulares del tallo cerebral.
De los núcleos globoso y emboliforme, específicamante, sus fibras llegan al núcleo rojo y a los núcleos reticulares.

eferencias.jpg


CIRCUITOS DE LAS ZONAS ANATÓMICAS DEL CEREBELO

De forma introductoria a los complejos circuitos motores, y como un repaso es importante mencionar que el espinocerebelo recibe aferencias somatosensoriales de la médula espinal y que participa en el control de movimientos del eje corporal y de las extremidades. El cerebrocerebelo recibe aferencias de la corteza cerebral y esta involucrado en la planeación del movimiento. El vestibulocerebelo recibe aferencias de los receptores vestibulares y colabora en el mantenimiento del equilibrio y la regulación de los movimientos de la cabeza y ojos.

CIRCUITOS ASOCIADOS CON EL VERMIS

La información sensorial somática del cuerpo y de las extremidades se conduce por tractos a la corteza del vermis, que a su vez se proyecta al núcleo fastigiado, quien manda sus fibras a núcleos reticulares del puente y médula oblonga, y al núcleo tálamico ventral lateral contralateral.
Las fibras del núcleo talámico ascienden y terminan en la corteza motora primaria la cual da origen al tracto corticoespinal. Y las fibras de los núcleos reticulares forman los tractos reticuloespinal lateral y medial.
Asì el vermis se relaciona con el control de los músculos axiales.

CIRCUITOS RELACIONADOS CON LA ZONA PARAVERMIANA


Al igual que con el vermis, las fibras con información sensorial somática del cuerpo llega por tractos a la zona paravermiana. Sin embargo, esta se proyecta a los núcleos interpuestos y estos últimos proporcionan fibras que terminan en el núcleo rojo y en núcleo tálamico ventral lateral. De este último las fibras van a la corteza motora primaria y a la corteza motora suplementaria y se controla la actividad muscular de las extremidades.

CIRCUITOS ASOCIADOS CON EL HEMISFERIO LATERAL

El hemisferio cerebeloso se halla interconectado con la corteza cerebral, especificamente con la corteza motora y la corteza somatosensorial, de la que salen las fibras corticopontinas que terminan en los núcleos del puente. De esta última estructura, salen las fibras pontocerebelosas que se decusan y terminan en la corteza del hemisferio contralateral.
De la corteza cerebelosa, las fibras salen al núcleo dentado, de cuyas neuronas salen fibras que van al núcleo rojo contralateral y que prosiguen al complejo nuclear olivar inferior. Otras terminan en el núcleo ventral lateral del tálamo que manda fibras a la corteza motora (de la que salen fibras del tracto corticoespinal lateral y medial) y premotora contralateral ( que dan fibras corticorreticulares).

Así, este circuito se encarga de la planeación del movimiento.

CIRCUITOS DEL LÓBULO FLOCULONODULAR

Los núcleos vestibulares le mandan la información a este lóbulo mediante fibras del nervio vestibular, y de la corteza de éste lóbulo salen fibras que van al núcleo fastigiado y a núcleos vestibulares medial, inferior y superior (similares a los cerebelosos profundos).
El núcleo vestibular medial origina el tracto vestibuloespinal medial. Y las fibras que salen del fastigiado terminan en el núcleo talámico ventral lateral contralateral, que ya se a mencionado el lugar a donde manda sus fibras.

Participa en el mantenimiento del equilibrio y en el control de los movimientos oculares.

BIBLIOGRAFIA:
NOBACK Charles, Robert J. Demarest, EL SISTEMA NERVIOSO, INTRODUCCION Y REPASO, Editorial interamericana, MC Graw Hill., 1992
AFIFI, Adel K, NEUROANATOMIA FUNCIONAL, Texto y Atlas., Editorial Mc Graw Hill, Segunda edición.
SNELL S. Richard, NEUROANATOMIA CLINICA, Editorial Panamericana, Cuarta Edición